Ads 1

Saturday, July 6, 2024

La Era de Omán (Novela) Capítulo 11

C11

“Si continúas evitando las reuniones oficiales, solo seguirán difundiéndose malos rumores sobre Su Alteza. ¿Estás dispuesto a renunciar a todo de esta manera?”

 

“…”

 

“Puede que Su Majestad haya actuado con precipitación, pero sólo hay una persona capaz de ser el Príncipe Heredero, y ese es Su Alteza, Carlisle. ¡Debe presentarse con dignidad ante todos!”

 

A pesar de la sincera súplica de Lionel, lo único que Carlisle podía oír era el crepitar de las hojas de tabaco secas quemándose en el fondo.

 

Carlisle mantuvo una expresión estoica mientras observaba en silencio el humo que salía en espiral del incienso ardiendo, mientras Lionel una vez más se culpaba a sí mismo por permitir que Max Erez entrara a la habitación.

 

Nunca pensó que esto daría como resultado que Carlisle perdiera la corona.

 

Carlisle finalmente habló mientras las cenizas caían al suelo.

 

“¿Cómo podemos hacerles pagar por esto?”

 

"Bien…?"

 

“Por mucho que lo piense, no se me ocurre ninguna idea innovadora. Simplemente deseo verlos flaquear después de afrontar las consecuencias de sus actos…”

 

Lionel, con la boca abierta, miró fijamente a Carlisle sin comprender.

 

Ya no era sorprendente que Carlisle se refiriera a sus enemigos, incluido su padre, como "ellos".

 

Lo más desconcertante no era su deseo de venganza, sino lo tranquilo que estaba al respecto.

 

Lionel estaba preocupado de que el Príncipe Carlisle pudiera sentirse agraviado y frustrado por ser destronado...
 

—No, no es eso. Siempre ha sido así —Lionel sacudió la cabeza y cambió de opinión.

 

Carlisle no tomó su destronamiento lo más mínimo en serio.

 

¿Por qué?

 

Porque el trono imperial era su derecho de nacimiento.

 

Su enojo provenía de su humillación pública, la vergonzosa brecha de poder con su padre, las expresiones triunfantes en los rostros de Beatriz y Matías, y el molesto proceso de recuperación de su título, entre otras cosas.

 

“Su Alteza, pase lo que pase, debemos salir y observar la situación antes de que se le ocurra un plan, ¿verdad?”

 

—Bueno… supongo que sí.

 

Molesto, Carlisle se desató su costosa bufanda de seda, que rara vez usaba, y chasqueó la lengua agresivamente antes de levantarse de su asiento. Aunque era inapropiado para la etiqueta de la corte, ¿quién se atrevería a regañar a Carlisle Evaristo?

 

“¿Hay alguna manera de entretenerme durante esta aburrida reunión?”

 

Carlisle suspiró mientras murmuraba, y Lionel, que estaba reflexionando torpemente, proporcionó una respuesta.

 

“¿Qué tal si los imaginamos como cabezas cortadas flotando?”

 

“¿Qué? ¡Jajajaja!”

 

Por sugerencia de Lionel, Carlisle estalló en risas por primera vez desde su destronamiento.

 

—Seguro que no estás en tus cabales, ¿verdad?

 

—Bueno… ¿lo soy?

 

“¿Insultar a un noble delante de otros es el último método de suicidio de moda?”

 

“¡Ah…!”

 

Lionel parecía sorprendido y se tapó la boca como si acabara de darse cuenta de lo que había dicho. Sin embargo, Carlisle habló con expresión divertida.

 

“Entonces, lo disfrutaste.”

 

Carlisle recordó al joven Lionel, que fue llevado al matadero con los otros jóvenes que habían venido a jugar, y rió felizmente una vez más.

 

Carlisle se dio cuenta de que podría mantener una cara sonriente en la reunión de hoy, gracias al consejo de Lionel.

 

* * *

 

Después de que Lionel convenció a Carlisle de que abandonara la habitación, Carlisle pronto se dio cuenta de que las personas con las que tenía que tratar hoy no eran solo nobles.

 

“Vuelan como una bandada de moscas”.

 

Como era un día de etiqueta cortesana donde muchos podían ser juzgados, el palacio se llenó de nobles vestidos para impresionar.

 

Sintiendo susurros que lo seguían dondequiera que iba, Carlisle anhelaba tener su espada en la armería.

 

Sería muy divertido cortar su orgullo.

 

“¿Por qué convocar y despedir a la gente a plena luz del día?”

 

Carlisle, plenamente consciente de las miradas escrutadoras, preguntó a Lionel sin molestarse en bajar la voz.

 

“Para anunciar recompensas especiales en honor a las victorias y para saludar a los nobles de las provincias. Parece que también hay quienes desean solicitar una audiencia con Su Majestad.”

 

"Aburrido."

 

“Bueno, los nobles de la capital parecen estar encantados con la idea de burlarse de los nobles provinciales”.

 

"Basura."

 

Carlisle ya estaba lamentando su decisión de abandonar la habitación.

 

“Entonces, ¿qué tengo que hacer?”

 

“Siéntate en tu asiento designado, pon una expresión principesca y asiente con la cabeza de vez en cuando”.

 

"Esto es por aburrimiento. Será un infierno".

 

Era cierto. Preferiría enfrentarse a monstruos en la península de Pirina y escapar por poco de la muerte varias veces.

 

Al entrar en el salón, los nobles se sentaron. En el centro se encontraban los tronos adornados con oro y rubíes para el Emperador y la Emperatriz. Junto al Emperador se encontraban los asientos para los dos príncipes, y al lado de la Emperatriz se encontraban los asientos para las dos princesas.

 

“Maldita sea, ¿tengo que sentarme al lado de Matthias?”

 

—Majestad, tenga cuidado. Hay oídos que escuchan.

 

“¿Debo silenciarlos? ¿Debo controlar mi lengua?”

 

Carlisle, que estaba sentado un paso por debajo de Matthias, se dio cuenta una vez más de su degradación como príncipe.

 

Y fue aún más repugnante de lo que esperaba.

 

“En este punto, Alteza, es prudente observar”.

 

—¿Crees que soy tan tonto como tú por obedecer?

 

"…Pido disculpas."

 

"Tch."

 

Al ver la expresión de culpa de Lionel, Carlisle luchó por contener su ira hirviente.

 

Lionel también sufrió por los acontecimientos del día, pero Carlisle no podía medir cuánto se culpaba a sí mismo por haber permitido que Max Erez entrara en la habitación. Incluso le pidió disculpas a Carlisle.

 

Pero Carlisle sospechaba que no era sólo culpa de Lionel, sino más bien un plan orquestado por Beatrice.

 

“Es probable que ese zorro haya previsto tu culpa y haya querido abrir una brecha entre nosotros. Debes permanecer firme a mi lado”.

 

Carlisle se aferró a Lionel, pero Lionel no podía dejar de culparse a sí mismo.

 

Por otro lado, Carlisle tuvo que actuar con calma hoy para tranquilizar a su asistente más cercano, Lionel.

 

Carlisle chasqueó la lengua una vez más y se dirigió a su asiento designado.

 

Unos momentos después, Matías y sus hermanas entraron al salón sin compañía.

 

—¡Oh! No esperaba que llegaras primero, hermano. Debería haber llegado antes.

 

Matthias se acercó a Carlisle con una sonrisa alegre y lo saludó.

 

Su asiento, más cercano al Emperador que el de Carlisle, exudaba el aura de un conquistador.

 

Carlisle se había escondido de tales escenas, por lo que a Mattias le parecía un perro que huía con el rabo entre las patas.

 

Sin embargo, Carlisle no podía compararse con un "perro". Si bien los perros son símbolos de lealtad, la única persona a la que Carlisle le era leal era a sí mismo.
 

—Simplemente llegué antes de lo previsto, Matty. Por favor, toma asiento.

 

Carlisle mantuvo su actitud principesca mientras le "concedía" permiso a Matthias para tomar asiento. La expresión de Matthias se tensó brevemente, pero Carlisle no le dedicó ni una mirada.

 

"Ojalá ocurriera algo interesante. De lo contrario, podría sucumbir al aburrimiento y acabar dándole un puñetazo a la cara engreída de Matthias", pensó Carlisle.

 

A pesar de visualizar el rostro de Matías encontrándose con su puño, Carlisle mantuvo una actitud agradable hacia el Emperador, la Emperatriz y la nobleza reunida.

 

A Carlisle le resultó muy útil la sugerencia de Lionel de "visualizar cabezas cortadas flotando".

 

Cuando comenzaron los procedimientos, Carlisle se dio cuenta de la importancia del consejo de Lionel sobre la tendencia de los nobles de la capital a menospreciar a los nobles provinciales.

 

“Es un gran honor estar presente en la corte imperial. Soy Garona, señor de Milein Ludes del Garona”.

 

“Encantado de conocerlo, Lord Garona.”

 

Después de la vacilante presentación del Señor de Garona, se escucharon murmullos entre la multitud, lo suficientemente audibles para llegar hasta él a pesar de su bajo volumen.

 

“¿Dónde está exactamente Garona?”

 

“Bueno, no puedo recordar los nombres de fincas más pequeñas que nuestro viñedo”.

 

“Vaya, si es más pequeño que tu viñedo, ¿se puede considerar siquiera una finca? Es simplemente una granja”.

 

—Entonces, ¿Lord Garona debe ser un granjero?

 

"¡Jajaja!"

 

El pobre hombre se sonrojó y empezó a tartamudear, pues olvidó las palabras que había preparado. Se retiró avergonzado, sin molestarse en secarse el sudor de la frente ante el Emperador.

 

La siguiente en la fila fue una señora de veintidós años de la finca Rupero, quien tardíamente presentó sus saludos de debutante.

 

“Es un gran honor estar presente en la corte imperial. Soy Fleur Renis B-Bana del Rupero”.

 

Vestida con un vestido blanco de debutante y con una tez pálida, hizo una reverencia y no recibió ningún reconocimiento de parte de Beatriz. En cambio, su dama de compañía le entregó un pequeño broche de plata como muestra de aceptación de su debut.

 

Habría sido mejor que hubiera terminado ahí, pero los nobles procedieron a burlarse de la joven, que carecía de elegancia social.

 

“¿Cómo conseguirá marido con semejante tartamudez?”

 

“¿Eso era tartamudeo? Pensé que era un dialecto propio de la región de Rupero”.

 

—Dudo que alguna familia noble de Zairo la acepte como nuera. ¿Para qué molestarse con una debutante?

 

“Parece más ambiciosa de lo que es. ¡Jajaja!”

 

Al final, la ingenua muchacha de provincias no pudo contener más las lágrimas y se inclinó profundamente antes de abandonar rápidamente el lugar.

 

Así, la humillación de los nobles provinciales continuó. Sin embargo, los nobles de Zairo esperaban con ansias a una persona.


-
Anterior - Índice - Siguiente

No comments:

Post a Comment

close
close