Ads 1

Saturday, July 6, 2024

La Era de Omán (Novela) Capítulo 24

C24

Entonces Luca, que había estado escuchando desde cerca, intervino solemnemente: "Aclaremos algo: es 'príncipe', ¿no? Al príncipe Carlisle le quitaron su título de príncipe heredero".

 

“Ah, sí, lo olvidé.”

 

Cuando Decker aceptó, la gente de Pervaz, que aún no se había enterado de la destitución de Carlisle como príncipe heredero, se quedó perpleja. Aunque todos preguntaron qué había sucedido, Decker, cauteloso de no enfriar el ambiente revelando que Carlisle había perdido su puesto debido a una rebelión contra el gobierno de su padre, ofreció una explicación resumida.

 

“Bueno, se dice que hay circunstancias complejas entre los que viven por encima de las nubes”.

 

La explicación fue suficiente; nadie parecía dispuesto a ahondar en cuestiones políticas complicadas. En cualquier caso, primero tenían que apagar el fuego que se había desatado en su puerta.

 

—¡Entonces, al menos deberíamos limpiar el lugar donde se hospedará el Príncipe Heredero! Tardarán aproximadamente un mes en llegar, ¡así que pongámonos a trabajar!

 

Alentados por Decker, los habitantes del castillo de Pervaz se unieron para comenzar a limpiar las instalaciones. Después de haber soportado dificultades durante un período prolongado, sabían unirse para brindarse apoyo mutuo.

 

Al observarlos, Decker pensó en su amigo que había partido primero.

 

—Vincent, ¿cómo puedo proteger a tu hermana, Asha? Si estás mirando desde arriba, por favor ayúdame. No, ayuda a Asha.

 

En la guerra con la Tribu Lore, la claridad prevaleció. Su tarea era simplemente defenderse de la Tribu Lore junto con los miembros de la familia Pervaz. Sin embargo, ahora, distinguir a los amigos de los enemigos resultó un desafío.

 

“¿Carlisle está realmente de nuestro lado? ¿Podría Asha estar en peligro por culpa de ese hombre?”

 

Inquieto por alguna razón, Decker apretó fuertemente los puños.

 

***

 

“Desde nuestro nacimiento hasta nuestro crecimiento y hasta nuestra muerte, no hay lugar que no haya sido tocado por la gracia de Ribato. Nuestra tarea es comprender la palabra de Dios y seguir su voluntad…”

 

La luz del sol se filtraba a través de la gran vidriera y la voz de un joven llenaba el santuario blanco, proyectando un aura divina sobre el interior. En ese momento, la atmósfera del santuario era tan sagrada que uno podría pensar que era el paraíso en la tierra, y la fe de los fieles se elevó aún más.

 

“Al concluir la oración de hoy, bendigamos a cada uno de nuestros creyentes”.

 

Al concluir el servicio de adoración, el joven Sumo Sacerdote Gabriel agitó un pincel de plumas mojado en incienso sobre las frentes de cada congregante que se le acercó, recitando una breve bendición.

 

Ese único gesto conmovió profundamente a los fieles, impulsándolos a inclinar sus cabezas en reverencia, a pesar de que muchos de ellos provenían de familias nobles.

 

Y cuando llegó el último adorador, las bendiciones de Gabriel cesaron.

 

“Nos habéis honrado con vuestra presencia.”

 

“¿En qué otro lugar podría haber alguien más noble que el Sumo Sacerdote en este santuario?”

 

Acompañada de un joven que se parecía a su hijo, la mujer, con el rostro oculto tras un velo blanco bien tejido, bajó humildemente su cuerpo, aunque ella misma era de alto rango.

 

Sin embargo, a diferencia de antes, Gabriel le besó el dorso de la mano, un gesto que ni siquiera había concedido a los nobles de alto rango.

 

“Que la bendición de Dios acompañe a la familia real. Saludo a la Emperatriz Madre”.

 

Beatrice miró al Sumo Sacerdote, cuyo suelto cabello plateado proyectaba un brillo etéreo en el oscuro pasillo, con una sensación de satisfacción.

 

Gabriel, como un gran arcángel bañado por la luz del sol, condujo a Beatriz y Matías al corredor interior del templo.

 

Con un solo gesto, ordenó a los caballeros del templo que se situaran al frente y al fondo del corredor, asegurándose de que no hubiera interrupciones hasta que concluyera su conversación.

 

“Sólo Dios puede escuchar nuestra conversación aquí. Por favor, hable libremente”.

 

En el tranquilo corredor, con vista al exuberante jardín bañado por la radiante luz del sol, Gabriel apareció como un mensajero divino enviado desde el cielo. Cada vez que Beatrice lo miraba, su fe se acrecentaba.

 

—Su Santidad ya me lo había dicho antes, ¿no? Si Carlisle se convierte en emperador, el futuro de nuestro imperio será sombrío.

 

“Mi opinión al respecto no ha cambiado. Y recientemente he recibido noticias bastante afortunadas al respecto”.

 

Gabriel le dirigió a Beatrice una sonrisa maravillosamente serena, lo que la impulsó a asentir con una contenida sensación de alegría.

 

—Todo es gracias al Sumo Sacerdote. Si no fuera por él, ¿cómo habría podido librar mi palacio de esas ratas que andan merodeando por ahí?

 

Al principio, Beatrice había dudado de Gabriel, pues desconocía la presencia generalizada de los espías de Carlisle en su palacio. Su desaparición alivió significativamente los problemas tanto para ella como para Matthias. Esto también contribuyó a su éxito en destronar a Carlisle como príncipe heredero.

 

“Sin embargo, Su Majestad el Emperador le concedió a Carlisle una prórroga de tres años, lo que deja en el aire la posibilidad de una reinstalación. Si esto persiste…”

 

"Mmm…"

 

“Carlisle ha cometido innumerables asesinatos desde que era joven. Si un niño tan despreciable que hasta falta al respeto a sus padres llegara a ejercer el poder…”

 

Sólo pensarlo hizo que Beatrice se estremeciera de horror.

 

Gabriel tomó en su mano el colgante del “Árbol de la Sabiduría” que colgaba de su pecho y dijo: “Especialmente cuando las vidas de la gente de nuestro imperio se están alejando cada vez más de la palabra de Dios”.

 

El pueblo había comenzado a priorizar la riqueza sobre la fe en Dios y veneraba a los ricos más que al clero.

 

Aunque la religión oficial del Imperio Chard seguía siendo el Ellaheghismo, el número de fieles que visitaban los templos disminuía cada año, y las supersticiones y hechicerías prohibidas por el Ellaheghismo eran rampantes no sólo entre las clases bajas sino también en la sociedad noble.

 

“Precisamente a eso me refiero. Además, con Carlisle, que debería guiar al imperio hacia la rectitud, desafiando abiertamente los mandamientos de Dios…”

 

“Es realmente lamentable y desalentador”.

 

Al contemplar el comportamiento arrogante de Carlisle como el primogénito a quien se le confió la autoridad divina en dos siglos, Gabriel frunció el ceño sutilmente.

 

Acercándose a Gabriel, Beatrice dio un paso más cerca.

 

—¡Sumo sacerdote Gabriel! La gente como usted debe levantarse sin dudarlo. Por favor, apóyeme a mí y a Matthias.

 

Mientras Beatriz buscaba abiertamente su apoyo, Gabriel parecía desconcertado y bajaba las pestañas.

 

Naturalmente, me inclino a ayudar, pero, para ser franco, si el futuro que usted y Matthias imaginan está en armonía con el Ellaheghismo…

 

“Matthias y yo somos diferentes a Carlisle. Estamos profundamente de acuerdo con la idea de un 'imperio sagrado' que mencionó el Sumo Sacerdote antes”.

 

Por un instante, las pupilas de Gabriel brillaron. “¿Eres sincero?”

 

—Sabes que vengo de la familia Levine, ¿no?

 

La familia Levine, al igual que la familia Knox de Gabriel, era un linaje del que surgieron muchos sacerdotes. Fue en parte gracias a esto que Beatrice se había acercado más a Gabriel.

 

Ella se esforzó para influir en el corazón de Gabriel.

 

“Matthias y yo también creemos que debemos gobernar nuestro imperio según las leyes de Dios. ¡Esa es la única forma en que el Imperio Chard puede diferenciarse de las naciones bárbaras que lo rodean!”

 

Por fin, una hermosa sonrisa adornó los delicados labios de Gabriel.

 

“Qué suerte tener a alguien en la familia real preocupado por el futuro del imperio. Que las bendiciones de Ribato sean con vosotros”.

 

Inspirada por las palabras de Gabriel, Beatriz se acercó a él una vez más con renovada determinación.

 

“Por favor, ayúdenos en nuestro esfuerzo por transformar el Imperio Chard en un reino de Dios, y evite que Carlisle, manchado por el derramamiento de sangre, lleve a esta nación al abismo de la oscuridad”.

 

Después de lo que pareció una eternidad de contemplación, Gabriel miró el jardín con una expresión impotente, emitiendo un suave suspiro antes de asentir con la cabeza en señal de acuerdo.

 

“El decreto del Papa contra la interferencia religiosa en la política me ha mantenido cauteloso, pero el fervor de la Emperatriz Beatriz por establecer el Imperio Chard como un reino de Dios me envalentona”.

 

"Su Santidad…!"

 

-Sin embargo, hay algo que debes prometerme.

 

Al volverse hacia Matthias, los rasgos de Gabriel quedaron ensombrecidos por la luz del sol detrás de él, proyectando un tono oscuro sobre su rostro.

 

“Su Majestad Matthias, si asciende al trono, deberá cambiar el nombre del imperio a 'Imperio Sagrado de Chard' y gobernar de acuerdo con la Ley Divina de Ellahegh”.

 

—Sí, lo prometo —respondió Matthias, echando una mirada furtiva a Beatrice antes de responder.

 

Aunque Matías desconocía las implicaciones de cambiar la ley, Beatriz, habiendo sido educada en las leyes religiosas desde la infancia, las comprendía a fondo.

 

Había muchos principios ideales, pero también había cuestiones asfixiantes como la retirada de los derechos de las mujeres, los diezmos obligatorios incluso para los pobres, el culto forzado, amores injustos y varias otras cuestiones opresivas.

 

Pero no importaba.

 

A ella esos asuntos no le preocupaban; creía firmemente que el imperio actual estaba sumido en el pecado.

 

“Es vergonzoso tener un gobierno lleno de hombres casados ​​mientras mujeres como nosotras luchamos para llegar a fin de mes”.

 

Beatriz pensó en Viviana, que aún gozaba del favor del Emperador.

 

El acontecimiento más ridículo después del destronamiento de Carlisle fue la insistencia de Viviana en tener el hijo del Emperador.

 

Antes de la caída en desgracia de Carlisle, Viviana nunca había considerado la idea de tener un hijo. Sin embargo, ahora que el puesto de príncipe heredero estaba vacante, parecía albergar nuevas ambiciones.

 

“Pero según las leyes de Ellahegh, los adúlteros son todos pecadores…”

 

Si Matías ascendía al trono, Beatriz se juró a sí misma que eliminaría a todos los individuos como Viviana.

 

Pero las exigencias de Gabriel no terminaron ahí.


-
Anterior - Índice - Siguiente

No comments:

Post a Comment

close
close