Ads 1

Wednesday, July 3, 2024

La Autora Piensa Que La Villana Es Común (Novela) Capitulo 152

 
C152

Pero la marquesa de Theroux lloró demasiado.

Cuando oyó que el niño había sido encontrado en la subasta de esclavos, y que debía haber sufrido mucho, casi se desmaya.

“Esto va a causarle serios problemas a Sierra. Llamaré a un médico para asegurarme de que Johann esté bien y trataré de calmar a Sierra”.

El Emperador miró a Lizé mientras calmaba a su hermano y a su cuñada que habían encontrado a su hijo perdido.

—Entonces, ¿fue Lady Ludwig quien encontró a Johann?

—Sí, Su Majestad. Dijo que se topó con él en una subasta de esclavos cuando entró en el lugar equivocado. ¡Lizé le salvó la vida a Johann!

Catalina destacó la parte de que Lizé era la salvadora de Johann.

Lizé hizo un gesto con la mano para que no lo viera. “Fue una coincidencia, lo ayudé porque me daba pena, no sabía nada de esto”.

—Por supuesto que no. Era un asunto de alto secreto.

El Emperador sonrió y asintió. “Sé que debes estar sorprendido, pero tu chico de los recados parece ser mi sobrino. Vete a casa por ahora, me pondré en contacto contigo para recompensarte como corresponde”.

-Es un placer, Majestad.

Lizé hizo una reverencia, confundida pero educada, y regresó a la mansión Ludwig.

—Bien. Si todo va según la historia original, anunciaré que he recibido la Medalla Imperial antes de que llegue Edith.

Una vez que eso suceda, Lizé creyó con una certeza férrea que el duque y la duquesa, que habían cerrado sus corazones para ella y para Cliff, regresarían con ella.

 

***

 

Hace cinco años, el marqués Theroux, el hermano menor del Emperador, y su esposa, Sierra, sufrieron lo que se sintió como si los despedazaran miembro por miembro.

En un banquete al aire libre en palacio, su amado hijo menor, Johann, había desaparecido misteriosamente.

Al principio, pensaron que el niño se había extraviado y tomado un camino equivocado, por lo que centraron sus esfuerzos en encontrarlo dentro del palacio.

Pero cuando los soldados que registraban los jardines no encontraron nada más que los zapatos y la ropa de Johann y una nota que decía: "Si hablas de esto, mataré a tu hijo", se dieron cuenta de que se trataba de un secuestro.

Esperaron ansiosamente noticias de los secuestradores, pero para su horror, no recibieron ninguna respuesta durante más de una semana.

Desde entonces, el marqués Theroux y el emperador habían contratado gente para buscar a Johann, pero no encontraron pistas sobre el niño desaparecido.

La desaparición de Johann se mantuvo en secreto por temor a que personas mal intencionadas intentaran estafarlo o que los secuestradores de Johann le hicieran daño.

Luego, después de cinco largos años, Lizé lo encontró en una subasta de esclavos.

El marqués Theroux sintió como si le hubieran quitado una piedra que lo pesaba.

—Mi señor, está bien. Su falta de memoria del pasado probablemente se deba más al trauma del secuestro que a una herida en la cabeza. Además, cinco años es mucho tiempo para que un niño olvide el pasado.

Sintió una punzada de tristeza ante las palabras del médico, pero decidió agradecer por seguir gozando de buena salud.

“¿Y Sierra?”

"Ella está con el joven maestro Johann, hablando con él".

—Ya veo. Ella es la que más ha sufrido.

Una madre que perdió a su hijo pequeño, de apenas ocho años, debió sentirse devastada.

Por primera vez en mucho tiempo, el marqués Theroux se sintió relajado y feliz.

Pero cuando Sierra regresó a su habitación después de su conversación con Johann, su expresión era menos alegre. Él se dio cuenta de que algo andaba mal.

"Sierra……?"

—Cariño, algo no va bien.

"¿Qué quieres decir?"

Sierra miró fijamente al vacío, como si intentara recordar un recuerdo.

“Johann tenía un lunar en forma de mariposa en el cuello, ¿recuerdas?”

—Por supuesto. ¿Por qué? ¿No tiene lunares?

“Tiene un lunar en el cuello.”

"¿Y?"

—Sierra dijo lentamente, mirando fijamente al marqués—. Está en otro lugar.

“¿Qué? ¡Eso no puede ser…! ¿Cómo podría ese chico recordar a Otelo o el tapiz que colgaba en la mansión si no es Johann?”

"Eso es lo que estoy diciendo."

 

***

 

—Hace tiempo que no voy a la capital —dijo Edith, mirando por la ventana del vagón en movimiento.

Frente a ella, Killian, cargando a Erdin, le sonrió a Edith, que parecía emocionada.

“Me siento como si fuera ayer cuando partimos hacia Ryzen. Hemos estado tan ocupados que no sé dónde se ha ido el tiempo”.

“Lo sé. Espero que todos estén bien”.

"Yo tambien lo espero."

La conversación y las sonrisas eran tan pacíficas como siempre en el carruaje que se balanceaba ligeramente.

Pero entonces, de repente, el carruaje se sacudió violentamente.

“¡Ah!”

-Edith, tranquila, no es nada.

Killian calmó a Edith, que se había estado asustando cada vez que el carruaje se detenía bruscamente desde el secuestro de Shane.

Edith sonrió avergonzada y se dio una palmadita en el pecho, y Killian abrió la puerta del carruaje.

"¡Qué está sucediendo!"

“Lo siento, un niño se metió corriendo delante…”

Edith asomó la cabeza por la puerta ante la respuesta del caballero.

—El niño no resultó herido, ¿verdad?

“El niño está bien, pero creo que se metió en la casa a propósito para pedir limosna. Lo echaré en un momento”.

Edith detuvo al caballero que lo escoltaba y que estaba a punto de bajarse del caballo.

“No, no, tráiganlo para que pueda ganar algo de dinero”.

“Pero señora…”

"Vamos."

Desde que tuvo a su hijo, Edith nunca ha podido pasar junto a un mendigo en la calle.

Incluso si el dinero que entrega termina en manos del jefe de un grupo de mendigos, al menos el niño pasará el día sin ser golpeado.

Unos momentos después, el caballero regresó, arrastrando al hosco muchacho de la mano.

“¡Suéltame, puedo caminar con mis propios pies!”, gritó.

“¡Mocoso, tienes la audacia de levantarle la voz a la persona que te ayudó!”

El muchacho, que no se había molestado en ocultar su disgusto incluso delante de un caballero de la familia noble, hizo una reverencia cuando lo llevaron frente a Edith.

“Pido disculpas por haber detenido el carruaje de la familia noble. Tropecé con una piedra y caí”.

"¿Estás herido?"

“Tengo la rodilla un poco lastimada, pero por lo demás estoy bien”.

La rodilla del niño, que estaba expuesta a través de un agujero en sus pantalones, estaba salpicada de sangre por el golpe de la piedra, pero no parecía sentir ningún dolor.

Sintiendo pena por él, Edith sacó una generosa cantidad de monedas y se las entregó al niño.

Pero cuando el muchacho la vio a punto de darle el dinero, de repente hizo una mueca.

“¡No quise rogar!”

Fue algo bastante arrogante para un chico que parecía un mendigo decir eso delante del dinero.

“No te lo doy por eso, sólo compra alguna medicina”.

“Es mejor dejarlo así y luego me despido”.

El muchacho se inclinó con la gracia de un noble ante una dama y estaba a punto de darse la vuelta y marcharse. Si Edith no lo hubiera atrapado.

Oye, espera. ¿Tienes algún lugar adonde ir?

"Supongo que simplemente voy a donde me lleven mis pies".

Edith podía ver que el niño, que parecía tener como máximo un adolescente, intentaba no ser menospreciado por los adultos.

Su ropa gastada y su cuerpo desgarbado no sugerían que tenía un padre o un adulto que lo cuidara a su lado.

Edith sintió pena por el muchacho, que pretendía ser duro para sobrevivir en los duros callejones.

“Tengo que conseguir un trabajo antes de que acabe el día, así que estoy ocupado. ¡Adiós!”

—Bueno, entonces eso es bueno, porque creo que puedo darte un trabajo.

El muchacho, que estaba a punto de darse la vuelta, giró la cabeza rápidamente.

"¿En realidad?"

Killian, que estaba frente a Edith, levantó las cejas y preguntó: "¿De repente?"

Edith le hizo una seña al muchacho para que se sentara junto al cochero y se pusieron en camino.

 

***

 

En la posada donde pasaron la noche antes de entrar a la capital, Edith se sentó con el muchacho.

Después de bañarse y comer, sus rasgos eran más claramente visibles, era un chico guapo, de piel clara y cabello rubio.

Edith le hizo algunas preguntas al muchacho cuya expresión rígida se había relajado un poco.

"¿Cómo te llamas?"

“……Simplemente llámame como quieras.”

"¿Tiene padres?"

"No."

Edith le preguntó dónde vivía, si tenía compañeros y cómo conseguía alimentarse y alojarse, pero él sólo dio respuestas vagas.

Entonces entrecerró los ojos y dijo: "¿Estás seguro de que me estás dando un trabajo? Si estás pensando en venderme en algún lugar, será mejor que dejes de hacerlo, porque acabo de escapar de un cruel traficante de esclavos".

“Debes haber pasado por mucho.”

La respuesta tranquilizadora de Edith fue inesperada y el niño se estremeció.

"Soy la condesa de Ryzen. Voy camino a la capital para la celebración del Día Nacional".

"¿Y?"

“Si no tienes otro lugar a donde ir, ¿considerarías venir a Ryzen con nosotros a trabajar? Nuestro castillo siempre necesita mano de obra”.

El niño frunció el ceño y pensó un momento, luego preguntó de manera más educada: "¿Qué tipo de trabajo te gustaría que hiciera?"

“El puesto más probable sería como sirviente en el castillo, pero si quieres manejar una espada, podrías crecer para ser un soldado en la Orden de los Caballeros, o si tienes mente para aprender, podrías trabajar como asistente en la oficina administrativa."

Los ojos del chico brillaron un poco más, pero al mismo tiempo había un dejo de perplejidad en su expresión.

“Por cierto, ¿Ryzen está… lejos de la capital?”

“Serán unos diez días de viaje, ¿qué pasa?”

El chico tartamudeó, frotándose las palmas de las manos contra los pantalones. “No es nada, la seguiré, señora”.

Edith sintió que había algo que él no podía decirle, pero no insistió.

“Nos quedaremos en la capital durante el otoño y el invierno, y te presentaré como el chico de los recados de mi marido, y todo lo que tienes que hacer es quedarte con nosotros y hacer pequeños recados”.

—Entendido —respondió obedientemente, sin enfadarse.

Edith había estado observando su comportamiento desde antes.

"Tiene cierta cortesía, no es como un niño que creció en las calles. ¿Es un descendiente de la nobleza caída?"

La forma en que la saludó en la parte delantera del carruaje era demasiado natural como para considerarse una imitación de la etiqueta aristocrática.

Su comportamiento es brusco, pero no ha pronunciado ni una sola palabra grosera ni insultante.

El fuego en sus ojos le dijo que aprendería su trabajo rápidamente.

«Si se lo confío a Renon, podría conseguir un asistente muy capaz».

Edith llamó al niño Daniel, imaginando un futuro en el que la seguiría como su asistente y aprendería el oficio.

No comments:

Post a Comment

close
close